« Back to Glossary Index

Sector Logístico

El Sector Logístico es el responsable del adecuado desarrollo de los procesos internos y externos de las empresas.   

 

¿Qué es el Sector Logístico?

El Sector Logístico es el conjunto de mecanismos puestos en marcha para hacer posible el funcionamiento de una organización al encargarse de la movilización de mercancías, tanto con propósitos de aprovisionamiento de materias primas necesarias para la elaboración de productos como con fines de venta al cliente final.

Se trata, pues, de una especialización dedicada al manejo estratégico de materiales y a la organización metodológica de los procedimientos.

Esta industria incluye actividades que involucran a las áreas de transporte, almacenamiento y distribución, ocupándose de las entregas en condiciones de tiempo, cantidad y calidad.  

 

Funciones del sector logístico

Algunas de las funciones del sector logístico son:

  • Planificación de la demanda: este paso permite definir la cantidad de productos que necesita el mercado, además de determinar el momento adecuado para cubrir esta demanda.
  • Preparación de pedidos: actividades para el procesamiento de las órdenes de compra, desde su documentación hasta la gestión de garantías.
  • Cuantificación de inventarios: cálculo de las existencias en almacén para conocer los requerimientos internos.
  • Gestión de almacén: control y administración de los productos que ingresan, se resguardan y salen del almacén, así como los procesos intermedios como el embalaje y el etiquetado.
  • Trazado de redes logísticas: elaboración de rutas eficientes para transportar el producto de la manera más ágil en términos de puntualidad, así como de rentabilidad económica.
  • Transporte del producto: el transporte logístico involucra todas las fases de distribución, desde que el producto sale del almacén y hasta que llega al cliente final.
  • Gestión de cobros: es la etapa administrativa que fija los protocolos de pago por parte del cliente, determinando los métodos para ello.
  • Control de stock: esta etapa determina las existencias del producto que el vendedor debe tener disponibles para la venta.
  • Servicio al cliente: una fase indispensable referente a los servicios y medios necesarios para que el cliente adquiera el producto.
  • Medición de desempeño: evaluación de los diversos indicadores de efectividad, como las metodologías, instrumentos y trabajo del personal.
« Regresar al índice del glosario