« Back to Glossary Index

Recinto fiscal

El Recinto fiscal es el lugar en donde las autoridades aduaneras efectúan las tareas de manejo, almacenaje, custodia, carga y descarga de las mercancías de comercio exterior, así como el despacho aduanero de las mismas.

¿Qué es un Recinto fiscal?

El Recinto fiscal es, junto con los depósitos fiscales y los recintos fiscalizados, una sede para las actividades de comercialización con el extranjero. Se trata de un sitio regulado por la Ley Aduanero que controlan directamente los representantes federales de aduanas para la fiscalización de los productos movilizados por los importadores y exportadores.

Características del Recinto Fiscal

  •         Las mercancías nacionales, extranjeras o nacionalizadas pueden ingresar por tiempo limitado para ser objeto de almacenaje, manejo, custodia, venta, exhibición, elaboración, distribución, reparación o transformación.
  •         Estas mercancías no pagarán las cuotas compensatorias ni los impuestos al comercio exterior.
  •         Los desperdicios resultantes por los procesos de reparación, transformación o elaboración no generarán cuotas compensatorias ni contribución alguna.

¿Qué es un Recinto Fiscalizado?

El Recinto Fiscalizado comparte el objetivo del Recinto fiscal, que es constituirse como el espacio autorizado para el manejo de la mercancía que entra o sale del país.

La diferencia consiste en que, mientras el Recinto fiscal es administrado únicamente por autoridades aduaneras, el Recinto Fiscalizado es administrado por particulares con autorización para hacerlo. En otras palabras, estos particulares pueden prestar los servicios de manejo, almacenaje y custodia de mercancías en inmuebles ubicados al interior de los recintos fiscales. Los recintos fiscalizados pueden ser adyacentes a los recintos fiscales, recintos portuarios, aduanas marítimas, aduanas fronterizas o interiores de tráfico ferroviario o aéreo.

Recinto Fiscalizado Estratégico y Depósito Fiscal

Por otro lado, también existe el Recinto Fiscalizado Estratégico, que también es administrado por particulares por concesión y que brinda los mismos servicios (manejo, almacenaje y custodia de mercancías). En este caso, se diferencia por localizarse dentro de la circunscripción de cualquier aduana y, sobre todo, por poseer su propio Régimen Aduanero.

En tanto, el Depósito Fiscal es un almacén general de depósito en el que se lleva a cabo el almacenamiento de mercancías.

« Regresar al índice del glosario