« Back to Glossary Index

Logística internacional

La Logística internacional es la gestión de los recursos que hacen posible el flujo de materiales de forma global, desde los medios de transporte hasta los costos operativos.

 

¿Qué es la Logística internacional?

La logística internacional es el proceso de coordinar la movilización de paquetes y cargas entre países bajo un enfoque integral que abarca los estudios de viabilidad de importación, la planificación de rutas, el transporte físico, los trámites aduaneros y la distribución local. 

Usualmente, las cadenas logísticas que intervienen se componen de fabricantes, distribuidores y operadores logísticos. Su trabajo conjunto y adecuada organización permite un resultado eficiente al menor costo posible, cumpliendo con el abastecimiento en tiempo y forma.

 

Pasos de la cadena logística internacional

Al hablar de una cadena logística internacional se entiende un proceso mucho más amplio que el mero traslado de mercancías desde un país origen hasta el país destino. Se trata, pues, de un concepto que involucra por lo menos los pasos esenciales de envío, almacenaje y distribución, como son:

  • Etiquetado: tanto el etiquetado convencional (comercial) como las etiquetas requeridas en la importación.
  • Empaquetado y embalaje: el envoltorio del producto para preservarlo en buenas condiciones, siendo resistente y ligero al mismo tiempo.
  • Transporte de larga distancia: traslado de la mercancía por vías aérea, marítima o incluso terrestre (ferroviaria y en autotransporte carretero).
  • Aduana: inspección de la mercancía para revisar el cumplimiento de las normas federales de importación.
  • Transporte local: una vez llegado el producto al país destino, su transportación de corta distancia.
  • Almacenaje: resguardo de los bienes en bodegas o centros de distribución, categorización y almacenaje.
  • Distribución: reparto a los destinos finales, pudiendo ser en bodegas de diferentes ciudades o directamente en tiendas.

 

Beneficios de la Logística internacional

Este proceso, bien aplicado, deriva en la optimización de recursos financieros, técnicos y humanos, así como en la reducción de tiempos y la eficiencia del stock, lo cual a su vez genera rentabilidad para las empresas. Además:

  • Facilita la entrega de mercancías en las instalaciones del importador.
  • Elimina los pasos innecesarios al medir procesos y eliminar riesgos.
  • Reduce costes en el ciclo pedido-entrega.
  • Aumenta las ventas a nivel internacional.
  • Brinda mayores márgenes de beneficio.
« Regresar al índice del glosario