« Back to Glossary Index

Logística Alimentaria

La Logística Alimentaria es el proceso de planear y ejecutar la distribución para el abastecimiento de productos alimenticios con el fin de satisfacer las necesidades de un mercado.

 

¿Qué es la Logística Alimentaria?

La logística de alimentos es la estrategia que asegura el abasto de alimentos para los consumidores según los alcances de la empresa que la implemente (nivel regional, nacional o internacional).

La meta fundamental es la satisfacción de la demanda de un producto alimenticio específico en las condiciones exactas que se le precisan: en la cantidad y calidad adecuadas, y en el momento y lugar correctos.

 

Importancia de la logística de alimentos

La cadena de suministro de alimentos y bebidas es el sostén de la industria alimentaria, pues sin una adecuada gestión para hacer llegar los productos alimenticios a la población, sería imposible su funcionamiento.

Y es que la industria de alimentos es la más importante de todas las actividades económicas, dado que la supervivencia de cada persona en el mundo depende de su acceso a cualquiera de las fuentes alimentarias, ya sea en su forma elemental (directamente desde el sector agropecuario) o procesada (ya convertida en alimentos transformados).

Estimaciones de la ONU indican que, para 2050, la producción de alimentos deberá haberse incrementado en un 70% en comparación con lo producido en 2010 para lograr sostener a los 9,700 millones de personas que habitarán el planeta en ese entonces.

 

Objetivos de la Logística Alimentaria

El principal objetivo de la Logística Alimentaria es proporcionar los alimentos de la forma más eficiente y sostenible posible; es decir, sin que durante el proceso existan mermas ni demoras y asegurando condiciones de frescura, precio adecuado, entre otros factores.

Paralelamente, se persiguen otros objetivos logísticos alimentarios como:

  • Seguridad alimentaria. Garantizar que la población tenga acceso ininterrumpido a los alimentos traídos desde el campo o la fábrica (en el caso de los enlatados o procesados).
  • Disminución del desperdicio de alimentos. Al controlar los daños a los artículos ocurridos durante su movilización.
  • Reducción del impacto ambiental. Menor daño originado por evitar dicho desperdicio y por hacer uso eficiente del combustible en tránsito.
« Regresar al índice del glosario