« Back to Glossary Index

Ley de Inversión Extranjera

La Ley de Inversión Extranjera es la norma jurídica que se encarga de regular la participación económica de empresas de otras naciones, propiciando el desarrollo económico mexicano.

 

¿Qué es la Ley de Inversión Extranjera?

La Ley de Inversión Extranjera (LIE) es el orden legal que dicta las normativas para canalizar la inversión extranjera para el impulso de la economía nacional.

Esta ley tiene como propósito establecer una regla general que delimite los sectores hasta donde pueden manejarse las inversiones extranjeras; es decir, las de capital de los no residentes en México.

Asimismo, establece los derechos y obligaciones de los inversionistas en el extranjero.

 

Restricciones de la inversión extranjera

La LIE restringe las actividades en las que pueden invertir los extranjeros. Así, para que pueda efectuarse una participación económica extranjera, establece las actividades que:

  •         están reservadas exclusivamente al Estado (Artículo 5);
  •         se reservan a mexicanos o a sociedades mexicanas con cláusula de exclusión de extranjeros (Art. 6);
  •         se refieren a los porcentajes de participación de capital en distintos giros empresariales (Art. 7), y
  •         los rubros en los que pueden participar los extranjeros con más del 49% de capital (Art. 8).

 

Inversión Extranjera Directa

La Inversión Extranjera Directa (IED) es la que persigue establecer una alianza con fines empresariales a largo plazo, por parte de un inversionista extranjero en el país receptor.

Se considera Inversión Extranjera Directa:

  •         La participación de inversionistas extranjeros en el capital social de empresas mexicanas.
  •         La participación de inversionistas extranjeros en las actividades y actos contemplados por la Ley.

 

Inversión Extranjera Indirecta

La Inversión Extranjera Indirecta (IEI) se define como toda inversión realizada en valores. En otras palabras, es la que se lleva a cabo con préstamos de organismos internacionales a empresas públicas o gobiernos de países en los que no reside quien invierte.  

Otra forma de realizar esta inversión es mediante la colocación de valores bursátiles oficiales del país receptor en bolsas de valores, ya sea del propio país o del que otorga el crédito en cuestión. Entre los principales productos que la conforman, destacan los fondos de inversión y los planes de pensiones.

 

« Regresar al índice del glosario