« Back to Glossary Index

Inversión Extranjera Indirecta

La Inversión Extranjera Indirecta es una inversión realizada en valores para aportar recursos que permitan, tanto a las empresas como a los gobiernos, financiar proyectos productivos y de desarrollo.

 

¿Qué es la Inversión Extranjera Indirecta?

La Inversión Extranjera Indirecta (IEI) es la inyección de capital a una entidad nacional proveniente de un préstamo extranjero, realizada a través del mercado de valores o de deuda.

Los valores se comercializan en las diferentes casas de bolsa y le otorgan al extranjero una utilidad o ganancia, la cual dependerá de diversos factores como el valor adquirido, el plazo y la tasa de interés establecida, así como las utilidades que reciba la empresa.

 

Concepto de Inversión Extranjera

La Ley de Inversión Extranjera (LIE) define a la inversión extranjera como «la participación de inversionistas extranjeros, en cualquier proporción, en el capital social de sociedades mexicanas; la realizada por sociedades mexicanas con mayoría de capital extranjero; o la participación de inversionistas extranjeros en las actividades y actos contemplados por la LIE».

Por su parte, la Inversión Extranjera Indirecta es una opción que invariablemente genera una deuda; sin embargo, se hace esperando que la acción genere una rentabilidad. Esto quiere decir que la IEI genera una ganancia para el país que la realiza.

 

¿Para qué sirve la Inversión Extranjera Indirecta?

La Inversión Extranjera Indirecta sirve para aportar recursos a empresas y organismos que puedan así generar empleos e impulsar la mejora económica a la población mexicana.

Además, resulta de utilidad para:

  •         Que el país o empresa receptora de la inversión pueda ejecutar acciones que permitan rentabilidad para finalmente generar una ganancia al inversionista y el receptor.
  •         Traer bienestar y progreso, impulsa el crecimiento por el impacto macroeconómico.
  •         Mejorar la rentabilidad del país receptor y promueve el incremento de la productividad y eficiencia económico-financiero a través de la transferencia de nuevas tecnologías, capital humano, prestamos, créditos e inversiones.
« Regresar al índice del glosario