« Back to Glossary Index

Contratos Mercantiles 

Un Contrato Mercantil es un acuerdo jurídicamente vinculante entre dos o más partes que se relacionan mediante actividades comerciales.

 

¿Qué es un Contrato Mercantil?

Los Contratos Mercantiles son los acuerdos privados de naturaleza jurídica que se refieren a actos de comercio, produciendo o transfiriendo derechos y obligaciones. 

Para dar validez legal al acuerdo, debe entenderse por “acto de comercio” a cualquiera regulado por el Código de Comercio en México o alguna otra normativa relacionada con éste.

El contrato mercantil se diferencia del civil en que este último se realiza entre particulares; en tanto, en el primero sólo se requiere que una de las partes sea comerciante para considerarse como tal.

 

Tipos de Contratos Mercantiles

Además de las clasificaciones comunes que pueden realizarse a todos los contratos (si son unilaterales o bilaterales, onerosos o gratuitos, conmutativos o aleatorios, formales o consensuales, entre otros), los contratos mercantiles son sujetos a las siguientes categorías:

  1. a) Comisión mercantil. Se utiliza cuando un comisionista se compromete a realizar una operación mercantil por cuenta de un tercero (el comitente) recibiendo una remuneración llamada comisión. La comisión puede ser efectuada por personas contratadas por el comisionista, quien incurre en la responsabilidad de pagar por los daños y perjuicios ocasionados al comitente:
  • Cuando no da aviso que rehúsa la comisión.
  • Por el incumplimiento de la comisión.
  • Por las operaciones que realice en contra de la ley.
  • Por el fraude, robo o extravío del numerario en su poder, por razón de la comisión.
  1. b) Depósito mercantil. En este contrato el depositario se obliga hacia el depositante a recibir una cosa, mueble o inmueble que aquél le confía y a guardarla para restituirla cuando se la pida, siempre que esas mercancías o bienes formen parte de su comercio o de una operación mercantil.
  2. c) Préstamo. El préstamo se presume mercantil cuando el dinero o las cosas prestadas se destinan a actos de comercio y no para necesidades ajenas a éste o cuando se contrae entre comerciantes. La condición es que se restituyan o reemplacen por otras de la misma calidad y cantidad en tiempo y lugar determinado. Pueden aplicarse las reglas civiles del “contrato mutuo”.

 

« Regresar al índice del glosario