Una Logística Inversa óptima: venciendo obstáculos

Conseguir una Logística Inversa óptima puede ser complicado, ya que implica más trabajo de planeación y una cuidadosa revisión de costos; sin embargo, una vez que se logra un proceso fluido las recompensas son múltiples.

Clientes leales que valoran una experiencia de compra que cumple con sus expectativas, el aseguramiento de estándares de calidad que mejoren la reputación de la empresa, un Retorno de Inversión garantizado y una mayor experiencia en estrategias logísticas forman parte de las ventajas de aplicar una logística inversa adecuada.

 

¿Cómo funciona la Logística Inversa?

La Logística Inversa ocurre cuando el cliente regresa el producto a la empresa, de acuerdo con la política de devoluciones de ésta. También sucede cuando los mismos fabricantes promueven la recuperación de residuos, invitando a sus compradores a retornar los desechos para contribuir con el compromiso ambiental de la compañía.

Entonces, la también llamada Logística de Reversa puede clasificarse en 2 categorías:

  1.       Logística inversa de devoluciones: la devolución del producto, creando un proceso logístico en sentido inverso.
  2.       Logística inversa de residuos: la recolección y gestión de los residuos generados por el producto final después de su venta; por ejemplo, con el tratamiento de los productos, los envases y embalajes.

 

Principal nicho de la logística inversa

Desde el boom del comercio electrónico, exacerbado por factores como el crecimiento comercial de China y Corea, así como la pandemia del Covid-19, la Logística Indirecta (otro de sus nombres) se ha vuelto cada vez más recurrente.

Efectivamente, son las ventas online las principales causantes de devolución de productos, algunas veces por errores en el envío, mientras que en otras ocasiones suele deberse al retraso para recibir el paquete. Esta última situación puede solucionarse poniendo los envíos de paquetería en manos de profesionales del transporte. 

 

Características de la Logística Inversa

Las principales características de la Logística Inversa son las siguientes:

  1. a)       Para que exista, es necesario que se desarrolle en la etapa de posventa.
  2. b)     Es multilateral y simultánea, ya que implica envíos que pueden ir del Punto A al B o del B al A, involucrando a los diversos stakeholders del proceso (fábrica-distribuidor-cliente).
  3. c)       Tiene un efecto económico sostenible: entre más productos sean devueltos, mayor es la reducción de los costos de transporte.
  4. d)     Se trata de un proceso cíclico, ya que al reciclar productos vuelve a iniciar el proceso.
  5. e)     En ocasiones implica fallas de la logística de última milla, pues la mercancía nunca fue entregada.

 

Razones de la devolución de mercancías

En suma, algunas de las principales razones que el cliente tiene para devolver productos son:

  •         Un tiempo de espera demasiado largo para la entrega.
  •         Paquete equivocado (producto erróneo).
  •         El producto real no es como el anunciado o la calidad no era la esperada.
  •         Mercancía rota, incompleta o descompuesta que requiere reemplazo o reparación.

 

Por otro lado, y ya enunciados los motivos por los que los consumidores regresan los productos, conozcamos algunos de los motivos propios de la empresa para desear implementar la Logística Inversa:

  •         Retorno de excedentes que no se pueden quedar en el almacén.
  •         Sostenibilidad en el tratamiento de cajas y embalajes.
  •         Reconversión y reacondicionamiento para dar una segunda vida a los productos.

 

Aplicación de un sistema de logística inversa

Debido a que este tipo de logística se encarga de coordinar el retorno de la mercancía una vez cumplida la cadena de abastecimiento, es indispensable:

1)      Formular una planeación adecuada de este proceso para saber cuál es la manera más rentable y sustentable de completar el ciclo. De este modo se evitará que la devolución de productos represente altos costes, incluso significando pérdidas económicas.

2)      Asimismo, debe evaluarse algún mecanismo para reducir la huella de carbono de la transportación con el que se logre el objetivo de mitigar el impacto ambiental de la producción.

3)      Para ello, es necesario implementar un proceso que facilite el flujo de las materias primas y de los inventarios temporales tomando en consideración el retorno próximo del producto terminado para iniciar con el reciclaje o reutilización de las partes o del todo. Sólo de esta manera es posible reintegrar a dichas materias primas su valor de producción.

 

Ejemplo de proceso de logística inversa

Aunque el rubro industrial de cada empresa es el factor que determina el proceso de logística inversa aplicado según el caso, a grandes rasgos podría simplificarse en las siguientes etapas:

  1.       Recolección de mercancías.
  2.       Clasificación de mercancías.
  3.       Reacondicionamiento de los productos.
  4.       Destrucción de productos inservibles.
  5.       Recuperación y reciclaje de materiales.

 

Los principales retos de la logística inversa

Algunos retos de la logística inversa que deben superarse para lograr un proceso más eficaz, limpio y directo son:

  1.       La gestión de devoluciones puede retrasar las ventas, por lo que es necesario generar dos procesos de entrega separados.
  2.       La detección de devoluciones fraudulentas, es decir cuando un cliente quiere abusar de las políticas de devolución de la empresa, es importante si se quiere mantener la rentabilidad.
  3.       Manipulación en tiempos de Covid, pues las mercancías abiertas y utilizadas por el cliente podrían generar contagios.

 

Algunas medidas que pueden adoptarse para frenar los obstáculos más comunes:

  •         Asegurar la integridad del producto en la entrega para evitar devoluciones por roturas o desperfectos.
  •         Durante la devolución, la manipulación debe ser incluso más cuidadosa para garantizar la reutilización de piezas o del producto completo.
  •         Uso de Centros de Distribución (Cedis) con las condiciones óptimas de almacenaje, por ejemplo para conservar la cadena de frío de los productos.
  •         Planificación de los tiempos de recogida de productos, incluyendo la revisión de las políticas de devolución sin cargos extra al cliente.
  •         Análisis del impacto económico por los costos del transporte, para lo cual sería importante considerar las etapas de recolección y los tiempos de recogida de productos.
  •         La clasificación que, en términos de la ley, se deba dar al nuevo producto reciclado.
  •         La gestión financiera en el proceso que involucra las reparaciones, reciclajes, reempaquetados o reembalajes.
  •         Participación de los distintos departamentos de la empresa, desde el CEO hasta el área de Marketing, para asegurar que el proceso se encuentre alineado a los protocolos internos.

 

Buena parte de estas difíciles situaciones pueden facilitarse externalizando la logística, de manera que una empresa dedicada a la transportación asuma los principales desafíos del proceso. Esto ayudaría enormemente a disminuir la carga para la empresa fabricante o vendedora, que se encargaría de temas más orientados a la producción.