Nuevas tendencias logísticas: cómo será el futuro del sector

La modernización del sector logístico lleva ya algún tiempo tomando forma. Lo que hace 20 años parecía un escenario futurista de película, como el uso de robots y drones, hoy no sólo es realidad sino que va dejando atrás los modos tradicionales de hacer la gestión del transporte y distribución.

Las nuevas tendencias logísticas vislumbran cómo será el futuro del sector, por lo que no está de más repasar las principales novedades que han modificado las formas de hacer la logística.

 

La modernización del sector

Como al resto del mundo, el Covid-19 tomó por sorpresa al sector logístico cuando se requirió redoblar esfuerzos: 8 de cada 10 internautas en México realizaron alguna compra en línea en 2020 y las ventas online se incrementaron en 81% según registro de la Asociación de Internet, lo que significa que el envío a domicilio jugó un papel fundamental para mantener activa a la economía. Y para 2021 la tendencia no retrocedió. Más bien esta actualidad refleja algo que llegó para quedarse.

Pero la necesidad de contar con un sistema de distribución eficiente que supiera responder a la demanda social que, si bien originada por la pandemia en realidad responde a la ya común modalidad de hacer compras virtuales, se encontró respaldada por una tendencia de logística moderna que ya venía asomándose y en poco tiempo se ha consolidado.

Replanteamientos de la distribución de última milla, nuevos modelos de negocio de los operadores logísticos, niveles de servicio adecuados a cada industria, menores tiempos de respuesta y simplificación de la cadena de producción son parte del arsenal con el que se ha combatido la fuerte demanda de una creciente población que requiere ver satisfechas sus necesidades de abasto. Son consumidores que, dicho sea de paso, viven inmersos en la era virtual y no darán un paso atrás.

A todo ello podemos sumar proveedurías locales, transportes alternos, políticas de gestión de inventarios, restricciones horarias de tránsito y optimización de recursos, así como el uso de nuevas tecnologías para tener como resultado una operación que garantiza un servicio veloz y libre de errores, con rutas más eficaces, menor pérdida de stock y con capacidad de entrega global.

 

Tendencias logísticas que ya están aquí

Más que hablar de las tendencias del futuro, se trata de un nuevo enfoque adquirido por las empresas del sector transportista y de logística. Algunas de las más destacadas son:

 

1.  Automatización del picking

Con soluciones tecnológicas como el Sistema PTL, cuyo objetivo es ayudar al operario en las tareas de picking mostrando la ubicación de los productos por medio de mecanismos de luces, el proceso de recogida de artículos en almacén resulta más ágil.

Otro mecanismo similar, pero auditivo, es el Voice Picking. Ambas herramientas son grandes aliadas en la preparación de pedidos, con una rápida integración a los procesos internos y un retorno de inversión a corto plazo debido a la productividad del almacén y la exactitud del inventario.

 

2.  Robots de almacén

En las bodegas, las tareas de almacenamiento, abastecimiento y descarga de productos ahora son mucho más rápidas y precisas gracias al empleo de robots que automatizan diversas etapas de estos procedimientos. Esto no significa que los humanos han perdido su trabajo, sino que echan mano de mecanismos sofisticados que les facilitan la labor. 

Se trata de nuevas formas de almacenamiento que han surgido para solucionar la problemática que representa contar con espacios de almacenaje cerca de los núcleos urbanos. Utilizar la robótica en los almacenes garantiza una última milla fluida, flexible y trazable.

 

3.  Inteligencia Artificial en ruta

La digitalización de la cadena de suministro permite la trazabilidad de las cargas y paquetes mediante procesos automatizados que, al monitorear el movimiento de las mercancías durante todo el trayecto, recopilan y analizan los datos a través de algoritmos. Este uso de Big Data y de la IA marca el inicio de la llamada Logística 4.0, gracias a la cual se ha agilizado el proceso de distribución y entrega, sobre todo en la última milla.

 

4.  Drones para la última milla

Los drones son cada día más resistentes y veloces, lo que los hace ideales para envíos puerta a puerta. Algunas empresas ya los utilizan, yendo más allá de la etapa de experimentación. Los problemas de tráfico en entregas de última milla serían cosa del pasado si se implementa su uso de forma común.

 

5.      e-Lockers

Funcionan como los antiguos apartados postales, pero empleando la tecnología de cerraduras inteligentes. Las empresas de envíos pueden dejar los paquetes en estos casilleros personales, algo particularmente útil para quienes pasan todo el día fuera de sus domicilios.

 

6.  Logística verde

Reducir la huella de carbono es, sin duda, el mayor reto ambiental para los transportistas. Esta problemática se ha encarado con el empleo de combustibles limpios para los vehículos y nuevos softwares que calculan las cargas y la huella de carbono.

Del mismo modo, las empresas se han ocupado en implementar energías renovables en los centros de distribución, vender los excedentes energéticos, así como emplear envases de materiales reciclables. Asimismo, la tendencia es de optar por embalajes que optimicen el transporte y el almacenamiento.

Además, la automatización de los almacenes también contribuye a la eficiencia de recursos y la sostenibilidad y eficiencia.

 

7.  Externalización logística

La tendencia mundial de las empresas es contratar operadores logísticos para llevar a cabo el traslado de sus productos hasta el cliente final, en lugar de invertir recursos propios para hacerlo. Esto genera significativos ahorros en materia de adquisición y mantenimiento de flotillas vehiculares, combustible, construcción y operación de bodegas, tecnología involucrada en el proceso, trámites aduanales, recurso humano para la planeación y la operación, etc.

En contraste, las organizaciones que contratan a una empresa de distribución, agencia aduanal, o ambas en un solo servicio, obtienen beneficios como: reducción de costes, optimización de recursos, disposición de tecnologías, reducción de riesgos, agilización de tiempos y satisfacción del cliente.

Proveedores logísticos de todos los niveles (desde el 1PL hasta el 5PL) proporcionan múltiples ventajas para quienes aprovechan su experiencia. Conectividad, alianzas globales y gestión especializada son los principales beneficios de un proveedor logístico.

Para compañías del giro industrial, esta externalización logística se puede producir en cualquiera de sus facetas:

Leave a comment