¿De qué se encargan los operadores transportistas?

Para que la distribución de tus productos con el objetivo de venta sea una realidad, dependes de un servicio de transporte y logística que materialice los envíos de la carga. A su vez, este servicio depende de una figura fundamental que es la protagonista en este proceso de traslados carreteros.

Estamos hablando de los operadores de las unidades de carga que, con su experiencia y pericia, concretan tal transportación de forma exitosa. Y por exitosa nos referimos a que llega a tiempo, sin mermas ni daños o algún otro inconveniente durante el trayecto, ni antes ni después.

 

Importancia del rol de un operador

Desde el instante en que sube a la unidad, el operador deberá comprobar la documentación correspondiente (del vehículo, del transporte y del conductor mismo). También verificará los elementos auxiliares, como el estado de los extintores, la caja de herramientas, llantas de repuesto, el equipo de protección personal (EPP), canales de comunicación incluyendo teléfono celular.

Esto, al margen de la revisión de las condiciones mecánicas, por supuesto. Y en cuanto a la carga transportada, su tarea es esencial para el servicio integral, pues su involucramiento dará inicio con la supervisión en el proceso de carga y concluirá hasta entregar y descargar la mercancía.

 

¿A quién se le puede considerar transportista?

Se le llama “transportista” a quien se dedica al traslado de productos o materias primas de un sector a otro de la propia empresa, así como a quienes los transportan hasta un sitio de almacenamiento o punto de venta en el mercado, e incluso al domicilio del consumidor o cliente.

Gracias al trabajo de los transportistas es posible la movilización de los bienes, artículos y materiales esenciales para mantener activas las actividades productiva e industrial y con ello el círculo virtuoso de la economía.

 

¿Trailero, conductor o chofer?

Por definición, un transportista es una «persona que se dedica profesionalmente a transportar mercaderías o encomiendas o materiales de algún tipo». Para hacer esta tarea, usualmente utiliza un camión y en este caso también se le llama “camionero”, aunque esto es más común en otros países ya que en México y la comunidad latina de Estados Unidos se les conoce como tráiler y trailero, respectivamente.

Estos términos de camionero y trailero, sin embargo, se reservan para aquel conductor de unidades grandes, particularmente las que circulan por rutas o autopistas; en tanto, el concepto de transportista también engloba a quienes hacen transportaciones en vehículos más pequeños; por ejemplo, en el caso de las mudanzas.

A la hora de elegir sinónimos, pueden emplearse las palabras “conductor” (que estrictamente es quien conduce un vehículo) u operador (el profesional que maneja aparatos técnicos); incluso, es posible optar por “chofer”, pues aunque su significado usual define a quien conduce un automóvil por oficio, por extensión también incluye a la persona que va al mando de un vehículo de motor para transportar a personas, mercancías o animales.

 

10 tareas comunes de los transportistas

Dependiendo del tipo de oficio exacto para el que se encuentre capacitado, así como de la empresa para la que presta sus servicios, el transportista tendrá funciones diferenciadas.

Puede darse el caso de que la empresa intermediaria que lo subcontrata no se haga cargo de situaciones logísticas como el trazado de la ruta más corta y rentable, en cuyo caso será el mismo operador quien establecerá la ruta a seguir.

Una responsabilidad básica del transportista, no obstante, será obedecer las normas referentes a su trabajo y el tránsito vehicular; los límites de velocidad, los horarios para circular dentro de la ciudad, los límites de la carga y dimensiones del vehículo son buenos ejemplos.

 Con todo y la variedad de funciones según la naturaleza de la contratación y el tipo de empresa para la que trabaja, se pueden resumir las tareas frecuentes de un transportista en:

  1.       Transportar materiales en estado sólido o líquido por tierra hacia su destino.
  2.       Verificar el estado de la carga y su ajuste a las medidas o pesos indicados.
  3.       Llevar la documentación necesaria en el traslado y, en ocasiones, realizar la gestión.
  4.       Revisar la unidad en sus aspectos mecánicos y de seguridad.
  5.       Comprobar la estabilidad de la carga y vigilar que se encuentre fija y segura durante el recorrido.
  6.       Cobrar el pago del traslado al llegar a destino y recabar la firma de entrega-recepción.
  7.       Tomar parte en las labores de carga en el punto de origen y descarga en el de destino.
  8.       Limpiar el vehículo y cargar con combustible para estar listo para el próximo embarque.
  9.       Mantener un registro del kilometraje.
  10.   Manejar la bitácora del cumplimiento de entregas a clientes.

 

Los requisitos para ser un buen transportista

Un operador de unidades pesadas debe tener ciertas competencias y habilidades que le permitan desarrollar su difícil labor. Y es que no solamente manejará un vehículo, sino que debe llevar a cabo otras funciones técnicas, administrativas y hasta comerciales, como viste en el apartado anterior.

Incluso, en ocasiones tendrá que resolver por sí solo situaciones de emergencia y contratiempos, arreglar averías, actuar preventiva y responsivamente ante accidentes.

  •         Ser un experto conductor profesional.
  •         Gran capacidad de concentración.
  •         Buena condición física.
  •         Trabajar bajo presión y cumplir con plazos apretados.
  •         Operar con nociones de seguridad.
  •         Conocer cómo emplear herramientas y maquinaria.

 

En Pak2Go nuestros operadores cuentan con el respaldo del área logística para trazar la ruta y gestionar la documentación del envío; por eso, nos interesa enfocarnos en sus habilidades para asegurar al cliente un servicio de carga terrestre eficaz y completo