5 tips para una entrega de última milla exitosa

Con la incorporación del e-Commerce a la vida diaria, las exigencias a la logística y distribución son cada día mayores, pues ya no basta con recibir un producto a tiempo y en buenas condiciones sino hacerlo hasta la puerta del hogar, con todos los retos que esto implica para el sector. Por eso, hoy te daremos 5 consejos para una entrega exitosa de última milla.

 

¿Qué es la entrega de última milla?

En logística, se le da el nombre literal de «última milla» al tramo final que en efecto se recorre para entregar una mercancía hasta su destino final. Aunque la acepción incluye tanto la entrega en las puertas de un negocio o almacén como de forma directa en manos del cliente, comúnmente se entiende más bien por este segundo entendido; es decir, en el domicilio del comprador.

 

La última milla en el e-Commerce

Precisamente por tratarse de un tipo de entrega directa en manos del cliente final, la última milla y el e-Commerce son conceptos que van de la mano, ya que las ventas en línea se valen del servicio de entrega a domicilio para funcionar.

Para los consumidores del comercio electrónico, la principal ventaja de adquirir sus productos por Internet es recibirlos cómodamente en sus hogares y es por ello que valoran enormemente la puntualidad en las entregas.

Como si esta presión no fuera suficiente, con la pandemia del Covid-19 se dispararon las ventas online hasta un 500% en nuestro país, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), lo que representa un mayor desafío para los servicios logísticos de entrega.

 

Los desafíos de la última milla

El principal reto de la última milla para los transportistas es, por supuesto, el tránsito urbano. Cuando la mercancía inicia su ruta carretera al salir del centro de distribución, de la fábrica o del muelle de donde es descargada cuando proviene de actividades de importación todo puede resultar según lo programado en el itinerario de la empresa logística.

No obstante, al llegar a las ciudades ocurren diversas situaciones que pueden generar más de un tropiezo. Desde los horarios establecidos para la circulación de vehículos grandes y el cual varía según el estado de la república, hasta un tráfico automovilístico pesado que impida la celeridad, entre otras circunstancias, pueden comprometer la hora de la entrega.

Es por ello que las empresas que prestan sus servicios logísticos y de transporte necesitan echar mano de todas las medidas a su alcance para combatir estos problemas y lograr un resultado eficiente.

 

1.      Planifica las rutas de manera eficiente

Se trata quizás la consideración más esencial de todas, puesto que para transportar una diversidad de productos se necesita establecer múltiples rutas. Por ello resulta imprescindible que los gestores logísticos planifiquen diariamente cuáles son las rutas más óptimas y se las comuniquen a los operadores.

Esto, además de agilizar las entregas y permitir entregas puntuales, logrará una significativa reducción del gasto en el combustible.

Al establecer las rutas es fundamental considerar el tipo de vehículos que componen la flota, de manera que se logre una óptima capacidad de carga y se cuente con métodos eficientes de carga y descarga.

Algunas buenas prácticas para aplicar en la planificación de rutas de distribución son:

  •         Recabar una información completa de las necesidades de la operación.
  •         Asignación clara de transportistas para cada entrega.
  •         Definir tiempos de envío precisos.
  •         Tener visibilidad en tiempo real del proceso mediante software de seguimiento.

 

2.      Aprovecha la tecnología a tu favor

Como quedó claro en el punto anterior, la tecnología aplicada a la logística es una enorme ventaja de estos tiempos que no debe desaprovecharse.

Los sistemas de seguimiento logístico que pueden supervisarse en la nube permiten monitorear, modificar y controlar todo el proceso de la última milla desde cualquier dispositivo con conexión a Internet, de manera que esto puede llevarse a cabo simplemente desde un smartphone.

Esto otorga muchas mayores ventajas que el tradicional sistema de rastreo por GPS, en el cual los gerentes operativos no pueden tener control sobre los movimientos y únicamente fungen como espectadores de las decisiones tomadas por los operarios.

Pero, más allá de estos programas informáticos para el seguimiento y control de las unidades en movimiento, existen otras formas de aplicar las nuevas tecnologías. Por ejemplo, hay modelos de planeación basados en la predicción de la demanda.

 

3.      Selección de los vehículos adecuados

Desde el momento en que se planifique y diseñe la ruta tomando en cuenta factores como la calendarización de las entregas urgentes, la geolocalización de los distintos clientes en una misma ruta o las mercancías para que por su naturaleza pueden compartir un solo contenedor, debe también considerarse el tipo de unidades disponibles.

Puede ocurrir el caso de que cuentes con vehículos pequeños que sean insuficientes para cubrir una alta demanda, o bien lo contrario cuando existen vehículos muy grandes que dificultan el tránsito en áreas urbanas estrechas o el estacionamiento en espacios limitados.

La selección de vehículos en logística de última milla requiere tomar en cuenta muchos aspectos si se desean resultados eficaces, procurando que la capacidad de carga sea consistente con la mercancía enviada. Así, por ejemplo, no tendrá que dar dos vueltas para una misma entrega.

Las ventajas de respetar las capacidades de carga son:

  •         Maximiza la capacidad en los camiones.
  •         Optimiza el rendimiento.
  •         Disminuye el desgaste de los vehículos.
  •         Mejora los costos fijos y variables por viaje.

 

4.      Comunicación constante

Independientemente de que realices el rastreo de las unidades de transporte, mantener abierta la comunicación con los operadores será una carta jugada a favor de todas las partes:

  •         Para el conductor de la unidad es una manera de ayudar a tomar decisiones ante imprevistos y brindarle soluciones en caso de dudas.
  •         Para los asesores logísticos es una forma de tener respuestas a la mano en caso de que el cliente consulte el estado del envío, permitiéndole mantenerse sin puntos ciegos.
  •         Para la empresa es una solución que genera confianza entre el personal de manera transversal, mientras que ante el cliente se muestra de modo transparente en los procesos.
  •         Para el cliente, si le permites que haga un tracking mediante un código rastreable, es una acción de empoderamiento que le hace sentir parte del proceso.

 

5.      Medición de la experiencia de los clientes

Con el fin de tener una pauta que permita la mejora continua, es indispensable medir la experiencia del cliente. Podría ser, además, la única forma de detectar problemas como retrasos u otras fallas en la entrega.

Al recopilar la información de los distintos clientes en un proceso de retroalimentación (cuestionarios, encuestas, buzón de quejas, mail al término de servicio, etcétera) es posible notar los patrones de conducta tanto de la organización (integral) como de los operadores (específicos).

El objetivo será proporcionar un servicio al cliente impecable, siempre que se logre la mejora en los errores detectados.

Algunas de las consultas que puedes realizar a los clientes son:

  •         Tiempo de entrega adecuado.
  •         Estado del producto al recibirlo.
  •         Trato del transportista.